Saturday, 25 January 2014

Entrevista para "Man of the World"

Taylor Kitsch de ‘El Único Superviviente’
continúa dando caña

Escrito por Mickey Rapkin


En la mañana que nos conocimos, el actor Taylor Kitsch, de 32 años de edad, era un mosaico de franela deshilachada y denim. Él es un estilo de Paul Bunyan y habla de manera rural – con ritmo lento, con sinuosas curvas que a veces no van a ninguna parte. Estamos sentados para desayunar en su hotel favorito junto a la playa en Santa Mónica, donde se ha instalado para una semana de reuniones. Por la noche, ha estado saliendo al Valley para jugar al hockey.

“Nosotros los canadienses, encontramos esa mierda”, dice con una sonrisa. “EL hockey es como una terapia para mí. Pasé por una terrible ruptura hace un tiempo y fue la única cosa que me permitía realmente no pensar en ello durante una hora y media.”
Buen lanzamiento a un lado, eso es seguro – ¡terapia en el hielo! – pero resume el reclamo de Kitsch en la gran pantalla, y tiene mucho que ver con la razón de por qué los machers de L.A. siguen contando con él. Es un hombre hecho y derecho, un deportista, pero ha evolucionado con comodidad. Habla de su moto Triumph vintage como un veterano, pero no tiene miedo de sentir.
Esto estaba claro en la serie de culto ‘Friday Night Lights’, donde durante cinco temporadas, interpretó a Tim Riggins, un fullback estrella de secundaria que cargaba con un problema con la bebida, una conciencia, y su propio eslogan – “Texas para siempre.”
Después de ‘Friday Night Lights’, se le dieron a Kitsch las llaves de dos franquicias potenciales: ‘John Carter’ y ‘Battleship’. Por una variedad de razones ajenas al control de un actor joven, ninguna tuvo el éxito esperado, y se encontró en la extraña posición de tener que pulsar el botón de reinicio en una carrera en el cine antes de que realmente comenzara.
Y aquí estamos. La etiqueta de ‘quien lleva las de perder’ le queda bien de todos modos, porque el transfondo de la historia de Kitsch es una lección de triunfo sobre la adversidad. El más joven de tres hermanos, fue criado por una madre soltera cuando su padre se marchó. El dinero a veces era apretado. Al igual que muchos jóvenes canadienses, Kitsch soñaba con jugar hockey profesional algún día, y tal vez lo habría hecho si una lesión de rodilla no le hubiese dejado a un lado. Cuando se le pide cuantificar esa decepción, Kitsch mira fijamente con sus ojos verde esmeralda y dice muy claro: “Uno de los únicos recuerdos que tengo de mi padre es patinando conmigo cuando yo tenía 4 años. Eso es una mierda bastante pesada.”
De hecho, lo es. En la necesidad de un nuevo plan de carrera, Kitsch se mudó a Manhattan, en la necesidad de un agente de modelos, donde tuvo más trabajo sirviendo catering en un bar de lo que consiguió en la pasarela. Estos fueron días oscuros, aunque algunos eran más oscuros que otros. En un momento dado, admite, él era un sin techo, durmiendo en los vagones del metro cuando el tiempo era demasiado malo.
Qué se dice cuando los aspirantes a éxitos de taquilla fracasan, bueno, Kitsch había visto cosas peores. Y si él tiene algún remordimiento acerca de hacer doblete en películas con extraterrestres hechos por ordenador, ciertamente no lo dice. En su defensa, él señala, ‘John Carter’ era un live-action épico en Marte dirigido por el mismo tipo que acababa de ganar un par de Oscar por ‘Wall-E’.
“¡Si yo te dijese quién más estaba tratando de conseguir el papel de John Carter!” dice Kitsch, aunque se detiene a sí mismo y no entra en detalles. ¿Y en cuanto a ‘Battleship’? Era la oportunidad de pasar un par de meses en Hawai jugando un juego de mesa con buques de guerra de EE.UU. reales. “La Marina cerró el USS Missouri para nosotros durante dos semanas”, dice, con orgullo.
En este punto, una camarera viene a preguntar si Kitsch quería café. Esta no es su primera visita a la mesa, ni será la última. Kitsch todavía se está acostumbrando a ser el punto de atención, puede ser por eso que todavía vive en Austin, Texas, dos años después de que FNL finalizase. El ritmo, la gente, el paisaje – le conviene. De hecho, la única cosa particularmente Hollywood-ense de Kitsch es su desayuno: un plato de fruta con yogur griego. Le pregunto si ha sentido presión al mudarse a Los Ángeles. Es decir, de ser visto. Niega con la cabeza: “Ellos quieren que seas lo suficientemente malo para venir a buscarte.”
Y parece que lo hacen. Los rumores del ascenso meteórico de Kitsch no eran exageradas, simplemente prematuros. Ténganlo en cuenta como candidato para ganar la corona de Next Best Thing de 2014 con un papel fundamental en dos películas muy diferentes de conjuntos masculinos: ‘El Único Superviviente’ (una historia real sobre una misión trágica sobre unos Operadores Especiales de la Marina en Afganistán) y una adaptación de HBO de ‘The Normal Heart’, una obra de teatro de Larry Kramer ganadora de un Tony, sobre la crisis del SIDA en la década de los 80.
‘El Único Superviviente’ viene de manos del director Peter Berg, que fichó a Kitsch para ‘Friday Night Lights’, y le da otro regalo aquí. Kitsch interpreta a Mike Murphy, líder de un pelotón de cuatro hombres que fue a la caza de un líder talibán llamado Ahmad Shah en las montañas de Afganistán en 2005.
Kitsch compara ‘El Único Superviviente’ con ‘The Deer Hunter’ y ‘Platoon’, y no está exagerando. La película es de dos horas de duras escenas de batalla envuelta en dilemas morales, atada en un arco de dilema ético. Para prepararse para el proyecto, Kitsch y sus co-estrellas (incluyendo a Mark Wahlberg y Ben Foster) entrenaron con verdaderos Operadores Especiales de la Marina en el desierto a las afueras de Albuquerque.
“El primer día de entrenamiento fue muy duro,” dice Kitsch, asegurándome que no era ningún proyecto de niño bonito. “Balas reales, amigo.” Recuerda haberse escondido en una zanja mientras los Operadores Especiales vestidos como talibanes cargaban contra él sin esperárselo. Durante el entrenamiento, incluso disparó a un Operador Especial en la cara con una pistola de paintball y le hizo sangre, dice, con una sonrisa amplia. Pero no dejes que su fanfarroneo te engañe. Cuando Kitsch vio el corte final de la película, admite. “Lloré tres veces.”
Nadie resultó herido durante el rodaje de ‘The Normal Heart’, aunque la experiencia fue igual de terrible. Es una historia sobre los primeros días de la crisis del SIDA, cuando los hombres caían muertos a un ritmo alarmante a partir de un misterioso “cáncer gay”. Kitsch interpreta a Bruce Niles, un hombre de Wall Street que tiene un segundo trabajo como jefe de la Crisis de Salud Masculina Gay, un centro de tratamiento pionero y grupo de presión. Lo que Kitsch amaba sobre el papel era el temor imponente en el que se inspira.
Le llevó el guión a su antigua profesora de interpretación de Nueva York, Sheila Gray, y se puso al descubierto: “Los dos estábamos como, carajo,” dice. Merece la pena que no hayan aliens hechos por ordenador en cualquiera de estos proyectos. Cuando se le pregunta si esto era intencionado – si estaba buscando papeles profundamente humanos para borrar la memoria de un fracaso de taquilla basado en un juego de mesa – él se encoge de hombros: “Voy a seguir de un lado a otro durante el resto de mi carrera”.
Para Kitsch, una oportunidad significa mucho trabajo duro, y se preparó para ‘The Normal Heart’ “leyendo una gran cantidad de memorias.” En la película comparte reparto con Mark Ruffalo y Matt Bomer, y Kitsch recordará la experiencia como una clase magistral de actuación y conocimiento de sus propios límites. Cuando la producción se instaló en Fire Island para una escena clave, Kitsch optó por dormir en tierra firme. “Sé que si estoy con los chicos voy a estar de fiesta hasta las 3 de la mañana y beberé 18 botellas de vino”, dice. “Necesitaba descansar un poco.”
Kitsch coge los restos de su plato de fruta, moviendo un par de higos alrededor con las manos. Tiene un día ocupado por delante – “ocho reuniones, una detrás de otra” – pero no parece tener prisa. Como cualquier atleta criado en un vestuario , le encanta lanzarse a por todo: por la casa que está construyendo en un lago en Austin, por aprender a pescar con mosca en Newfoundland, por las mujeres. Sobre el tema de su vida amorosa, es chico tímido de campo, pero suena como si estuviese teniendo un buen momento. “No me voy a casar el año que viene. Eso es todo lo que te diré,” comenta.
Un compromiso a largo plazo, personal o de otro modo, no parece probable. Se le ofreció un gran programa de televisión la temporada pasada – algo que pagaba “una gran cantidad de dinero”, dice, todavía asombrado por la idea – “pero yo no voy a firmar ningún contrato de siete años.” En cuanto a la rumoreada película de ‘Friday Night Lights’, les desea lo mejor, pero dice que él ha terminado de interpretar a Riggins. “¿Por qué arruinar algo que acabó tan de puta madre?”
Kitsch hace una pausa para reflexionar sobre el pasado año y la libertad de la que está disfrutando. “Me encanta que, literalmente, puedo desconectar y concentrarme y ver realmente lo que soy capaz de hacer.” Texas Forever.

Desculpe meninas, não tive para passar para o português... Mas pelo menos assim fica mais fácil e qualquer coisa é só clicar no tradutor lá no canto...

No comments:

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...